Hace siglos Platón nos echó de la República
–disculpen, amigos, la jactancia–
haciendo pesar sobre nosotros la condición de mentirosos
que modestamente suscribo en estos versos.

Cualquiera que haya comido en el Banquete o pretendido
encender una vela en la oscura caverna, coincidirá conmigo:
Platón es un poeta, sumado a esto, un mentiroso consumado
–en Lógica de cuarto lo aprendí de los griegos–.

Yo ando todavía echado de mentira.


Marcelo Vernet / Profeta menor